martes, 10 de abril de 2012

!Aleluya, el Señor ha Resucitado!

REGINA COELI

Alégrate, Reina del cielo; aleluya,
Porque el que mereciste llevar en tu seno; aleluya, ha resucitado,
según predijo; aleluya, Ruega a Dios por nosotros; aleluya.

V. Gózate y alégrate, Virgen María; aleluya,
R. Porque ha resucitado Dios verdaderamente; aleluya.

Oración: Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, te has dignado dar la alegría al mundo, concédenos que por su Madre, la Virgen María, alcancemos el goce de la vida eterna. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.



En la gloriosa mañana del pasado domingo, nuestra Hermandad se unió al gozo de todos los cristianos por la Resurrección de Nuestro Señor. A las once participamos en la Misa de Resurreción en nuestra Parroquia, y posteriormente emprendimos el camino hacia la Ermita para anunciar a Nuestra Madre la buena noticia de la Resurrección de su Hijo.


Después de más de cincuenta años, y gracias al inestimable apoyo de nuestro párroco y las catequistas de nuestra parroquia, recuperamos una de las más significativas tradiciones de nuestro pueblo durante la Semana Santa, como eran los populares "Aleluyas". Pasadas las doce del medio día los niños y niñas de nuestro pueblo salieron de la parroquia entre la algarabía y el alboroto de sus instrumentos, anunciando la Resurrección del Señor. El cortejo, formado por alrededor de ochenta niños y encabezado por nuestro entrañable párroco, fue inundando de alegría las calles de la Plaza y Santa María, para llegar a la Ermita cuando aún no era la una. Una vez ante las puertas de la Casa de la Madre de Dios, éstas se abrieron al escuchar la alegre serenata con la que sus hijos anunciaban la buena noticia, y todo estalló en júbilo con el repique de campanas, el sonar de los instrumentos y los vivas a la Virgen. Contagiados todos por la alegría, concluyó este entrañable acto con el rezo de Regina Coeli y el canto del Himno a la Santísima Virgen, para porteriormente ofrecer un refrigerio a nuestros pequeños.


Desde aquí, nuestra Hermandad no puede más que agradecer a los cartayeros como se han volcado con esta iniciativa, acompañandonos tantas familias en este día tan especial, así como de forma especial a nuestro párroco D. Manuel, sin cuyo apoyo nada hubiera sido posible, y a las catequistas de nuestra parroquia por su desinteresada colaboración. Todo sea para mayor honra de nuestro pueblo y de Su Madre y Protectora, nuestra Virgen Bendita de Consolación.




Fotografías: Consolación Pérez

1 comentarios:

Anónimo dijo...

olas soy el de la foto el que sale en las dos y estoy muy a gusto con la virgen de consolacion guapa guapa un gran saludo para la hermandad

Publicar un comentario en la entrada